¿ QUÉ ES LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR ?

Fue el Dr. Linus Pauling (bioquímico, premio Nobel de química en 1954 y premio Nobel de la paz en 1962), quien acuñó por primera vez el termino Nutrición Ortomolecular con la siguiente frase: “Nutrición Ortomolecular significa conservar una salud óptima y tratar enfermedades, variando las concentraciones de las sustancias que están normalmente presentes en el organismo y que son necesarias para una buena salud”. La Nutrición Ortomolecular actúa en dos frentes: por un lado, investiga los mecanismos bioquímicos mediante los cuales son asimilados y metabolizados aquellos nutrientes indispensables para la vida, y de qué manera su carencia provoca desórdenes fisiológicos. Por otra parte, ponen en práctica técnicas terapéuticas y preventivas utilizando sustancias, (vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, ácidos grasos esenciales y fitoquímicos), para tratar en forma única o unida a otras terapias, diversas enfermedades. Desde el descubrimiento de las primeras vitaminas se han producido enormes avances, actualizados en los últimos años por los trabajos realizados en el campo de la bioquímica. Cuando fueron descubiertas se definió la dosis mínima indispensable. Pasadas varias décadas, hay quienes siguen pensando igual, sin embargo, nuestro organismo necesita una cantidad óptima y no mínima para mantener una buena salud. Como sabemos, las vitaminas no intervienen únicamente en la prevención de determinadas enfermedades, sino que están implicadas a nivel celular y metabólico en muy diversos procesos bioquímicos todavía desconocidos. La idea básica de la Nutrición Ortomolecular es que los nutrientes aportados por los alimentos y asimilados durante la digestion, entran en la composición química de cada una de nuestras células e intervienen constantemente en multitud de reacciones químicas en nuestro organismo, desempeñando un papel primordial en el mantenimiento de una salud óptima. La Nutrición Ortomolecular es por lo tanto punta de lanza en la lucha para la prevención y el tratamiento de muchas enfermedades, previene y corrige los efectos adversos de una deficiente alimentación, además, es capaz de generar salud sin el riesgo que conlleva el uso excesivo o inadecuado de fármacos.

RAZONES POR LAS QUE DEBEMOS EMPLEAR LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR

Como ya sabemos, el tratamiento de muchas enfermedades pasa por la variación en la concentración de determinados nutrientes en el ámbito celular. Tras esta definición cabría pensar que no necesitamos más que una buena alimentación para estar sanos, pero nada mas lejos de la realidad, y éstas son las razones:

1. Consumimos demasiadas sustancias con elevado índice toxémico.

2. Hemos copiado patrones alimentarios de influencias exteriores nada saludables, que incluyen un consumo elevado de grasas saturadas.

3. Tomamos poca cantidad de alimentos crudos, fibra y agua.

4. Los niveles de nutrientes en los alimentos procesados están muy por debajo de lo recomendable, provocado sobre todo por la sobreexplotación agraria y modernización.

5. Consumimos gran cantidad de sustancias denominadas “ladrones de nutrientes”, con la consiguiente pérdida de principios activos fundamentales para nuestro organismo.

6. Ingerimos junto con los alimentos sustancias (conservantes, aditivos, etc) que o bien destruyen los nutrientes, o lo que es peor, afectan y desequilibran órganos y sistemas fundamentales (sistema neuroendocrino principalmente), como los disruptores endocrinos.

7. Manipulamos inadecuadamente los alimentos, sobre todo por la forma en la que los preparamos, bajando su nivel nutricional.

8. Consumimos excesivos medicamentos, con el consiguiente aumento de residuos tóxicos y en muchas ocasiones sin tener en cuenta las interacciones que estos provocan frente a multitud de nutrientes.

9. Cabe añadir el daño que otros factores medioambientales adversos nos producen.

Todos estos factores provocan una cascada de acontecimientos que serán responsables de la aparición de alteraciones patológicas:

– Presentamos deficiencias enzimáticas que afectan a la digestión y absorción de nutrientes.

– Cada vez es más frecuente encontrar unas mucosas comprometidas, lo que provocará por un lado una limitación en la capacidad para la absorción de nutrientes, y por el otro el paso de sustancias tóxicas a un espacio en el que no deberían estar.